Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
psicoloco madrid - psicologa madrid, piscologo madrid, psicologia madrid
José del Castillo
Psicólogo colegiado M-20860




Slider

Calle Carranza 3
1º Izquierda, Madrid 28004

 

Teléfono de Contacto
657 68 78 72

 

 

Psicología Madrid

 

¿CUÁNDO ES EL MOMENTO DE SOLICITAR APOYO PSICOLÓGICO?

 

Una breve síntesis-esquema de psicopatología podría calificar las “enfermedades mentales” formando tres categorías según los síntomas:

1-Excitación psíquica y agitación maniaca: incapacidad para relajarse, problemas de concentración, tics, irratibilidad, insomnio, dolores musculares sin causa aparente, etc.

2-Depresión y melancolía. Tristeza, apatía, incapacidad de experimentar placer, baja autoestima, pesimismo, etc.

3-Delirios y alucinaciones.

Todas estas manifestaciones físicas y emocionales son respuestas adaptativas en momentos de crisis, ante las dificultades que cualquier persona se enfrenta durante su vida. Esto, por supuesto, incluye la tristeza, esa emoción prohibida. En este sentido, Jerome Wakefield, autor del libro The loss of sadness (pérdida de la tristeza), estima que la tristeza desempeña un papel crucial: nos ayuda a aprender de nuestros errores. “Creo que una de las funciones de las emociones negativas intensas consiste en parar nuestro funcionamiento normal, para ayudarnos a enfocarnos sobre algo diferente, aunque sea por un momento”. Por tanto, son respuestas sanas ante las dificultades.

Por lo tanto, ¿cuándo es necesario pedir ayuda profesional? Cuando el malestar, la situación de crisis, se prolonga durante meses y no desaparece. Cuando la respuesta adapatativa no es capaz de superar este malestar.

Apuntes de Psicología.

Canto General:

La luz vino a pesar de los puñales.

Pablo Neruda

El mito de la enfermedad mental.

Son muchos los médicos, psiquiatras y otros científicos contemporáneos que tienen esta concepción, lo que implica que los trastornos de la gente no pueden ser causados por sus necesidades personales, opiniones, aspiraciones sociales, valores, etc. Tales dificultades -a las que podríamos denominar simplemente, creo yo, problemas de la vida- se atribuyen entonces a procesos fisioquímicos que la investigación médica descubrirá a su debido tiempo. (...) A mi juicio, esta concepción se basa en dos errores fundamentales. En primer lugar, una enfermedad cerebral, análoga a una enfermedad de la piel o los huesos, es un defecto neurológico, no un problema de la vida...

Thomas Szasz, 1969

Curar la vida:

Se ha llegado a decir, y sin duda es muy cierto y muy profundo, que lo mejor que puede hacer el psiquiatra es tener mucho cuidado en no impedir que el enfermo se cure, y -añado yo- esto sólo ya es más difícil de lo que parece.

Roger Gentis, 1971

Hacia una biología humanista:

Estoy convencido de que el modelo de una ciencia libre de valores, y que mantiene ante ellos una actitud neutral y de evitación, modelo que hemos heredado de la física, química y astronomía, donde era necesario y deseable mantener los datos puros y a la Iglesia fuera de los asuntos científicos, es inadecuado para el estudio científico de la vida. Y esta filosofía no valorativa de la ciencia es todavía más manifiestamente inadecuada para las cuestiones humanas, en las que los valores personales, motivos y finalidades, intenciones y planes son absolutamente cruciales para la compresión de cualquier persona...

A. Maslow, 1971

Poemas sin nombre:

Acaso en la primavera No florezcan los rosales, Pero florecerán en la otra primavera. Acaso en la otra primavera Todavía no florezcan los rosales... Pero florecerán en la otra primavera...

Dulce María Loynaz

La ética:

La enfermedad que no sólo es la inflamación o el tumor o el deterioro de cualquier otro orden de órganos, sino todo este mundo de reacciones nerviosas del sujeto enfermo, que hace que la misma úlcera de estómago, por ejemplo, sea enfermedad completamente distinta en un segador y en un profesor de Filosofía. (...) La estratosfera de motivos nerviosos que la envuelve sólo será vulnerable al médico entusiasta; y muchas veces, sin esta previa disipación de su atmósfera imaginativa, la úlcera no se curará jamás; ni siquiera si la extirpa el cirujano.

Gregorio Marañón, 1935




Psicologia Madrid














psicologia madrid - psicologo madrid